REM

Neko

Pasta catalana Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket

viernes, septiembre 17, 2010

¿Y aquí?



Dice hoy LIBERTAD DIGITAL:

"Todo comenzó con un horrible descubrimiento. El pasado julio, el Gobierno japonés se decidió a homenajear a Sogen Kato, el hombre más longevo de Tokio con sus 111 primaveras. Pero a Kato no le hizo especial ilusión. Básicamente, porque llevaba muerto 32 años, y su familia había conservado su cadáver en casa, momificado. ¿El motivo? La jugosa pensión de la que provee el estado nipón a sus ciudadanos centenarios.

Y, como era de esperar, la picaresca no es exclusiva de los familiares de Kato, que fueron detenidos. Con la mosca detrás de la oreja, el ministerio de salud ordenó revisar los registros de unas 77.000 personas que deberían tener por lo menos 120 años, y 884 que debían tener 150 años o más. Todo un reto genético.

En total, Japón se percató de que existían 234.354 personas que sobrepasaban los cien años, y recibían su pensión y otras ayudas, pero de los que no se tenía noticia, y era imposible localizar.

Inmediatamente, la prensa se hizo eco de mas casos macabros como el de Kato. Así, recoge el argentino La Nación, dos historias más: la policía de Tokio encontró en la mochila de su hijo los restos de una mujer que se creía que tenía 104 años. Los había guardado ahí 10 años atrás. Sólo unos días después, una mujer de Osaka admitió que hacía 5 años que guardaba el cadáver de su padre, para cobrar la pensión."

Menos mal que en España no pasan estas cosas, no hay pensiones para los vivos, las va a haber para los muertos...

¿O sí pasa?

Decirme si no que son los 300.000 liberados que no dan al palo al agua y cobran.

Y no están muertos,no, están muy, pero que muy vivos.

Demasiado...


0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal